¿Quienes escribieron «Cómo afrontar un juicio»? Entrevista a su autor y autoras..

RAFAEL ARIZA GUILLÉN, Mª MAR MARTÍNEZ MARQUÉS Y NUESTRA SOCIA CRISTINA EQUIZA LÓPEZ , escribieron «Cómo afrontar un juicio» y aquí nos cuentan como fue…

Siempre disfruto mucho de las entrevistas que hago a los autores de los libros que he leído, suelo agrandar el aprendizaje que he sacado del libro y comprender más lo que quieren transmitir, pero si a esto le añadimos tildes de morriña… Yo soy nacida en Zaragoza, y allí viví hasta los 23 años, así que recuperar el acento aragonés mientras hablaba con ellos y ver ventanas que han sido parte de mi infancia…me han hecho disfrutar el doble. Me llevo una nueva visión de sinergia multidisciplinar, entre un abogado, una abogada y una psicóloga que escriben un libro como amigos para todos los que vamos a relacionarnos con un juicio, tanto como profesionales como usuarios, demandantes y demandados…

Es todo un placer teneros a los tres juntos para preguntaros sobre vuestro libro… y sobre todo gracias por este ratito que concedéis a ANCOPA y a mí, siendo un domingo por la mañana.

M.B: Rafael, Mari Mar y Cristina… dos abogados y una psicóloga… ¿Cómo os conocisteis?

Mari Mar (M.M): ¿Por dónde empezamos?

Cristina (C): Pues nos conocimos, primero Mar y yo en un programa de televisión…

M.M: En un plató…

Rafael (R): Bueno, nos conocíamos de antes…

MM: Rafael y yo ya nos conocíamos, primero nosotros, porque era mi profesor de Derecho Administrativo.

R: Y tiempo después fue Mari Mar a un programa de televisión y ahí estaba Cristina, ahí las pillo a las dos, a ver si me van a excluir…jajajaja

MM: Lo que no recuerdo es de qué hablamos ¿algún tema de familia?

C: Hablamos de familia y violencia de género, fue en un programa con Susana Marina….

MM: Un debate largo, por lo menos un par horas, hubo feeling, intercambiamos tarjetas al final, supongo y mantuvimos el contacto.

C: Hemos hecho mil cosas juntos, desde temas laborables, las cenas del foro, también hemos hecho teatro…porque también hemos hecho teatro.

R: Cristina concretamente fue una directora general tremenda

MM: También en otra hizo de mujer del notario.

C: Bueno, bueno… que vosotros eráis los protagonistas.

MB: ¿Quién propone y quien dispone la escritura del libro?

MM: La propuso un cliente nuestro, fíjate, no es idea de ninguno de los tres, si no que un cliente de Rafael y mío, que se llama Víctor, que tuvo serios problemas con la justicia. Nunca había tenido nunca ningún problema, tenía una empresa que se dedicaba a la construcción, una empresa de maquinaria pesada. Le sobrevino la crisis de 2008 y su empresa se fue a la ruina y de no haber estado nunca en un Jugado a recibir citaciones como demandante y demandado… Esta situación desembocó en una crisis matrimonial que le llevó a enfrentarse a un divorcio, además, del resto de procedimientos.

Nos convocó a una reunión, nos dijo

 –Mirar ver si conocéis a alguna psicóloga, que estaría muy bien que diera algunos consejos…-

Y efectivamente contactamos con Cristina, cenamos un día y de ahí salió la idea, cuajó y gustó mucho a la Editorial a MIRA EDITORES. Ya que vieron que efectivamente, no había ningún libro sobre este tema.

C: Ha Sido un tema que se nos ha ralentizado mucho porque nos pillo la pandemia de por medio, algo que estaba previsto para mucho antes, y como en Justicia, los plazos se nos han hecho mucho más largos, pero no nos hemos desesperado. Hasta hemos vivido en nuestra propia carne lo que es esperar por una resolución, como si fuera una resolución judicial… tres semanas para la primera lectura, tres semanas para la revisión, tres para la foto…ya pensábamos que esto nunca iba a llegar. El libro salió a la luz en julio, pero esperamos a que los aforos pudieran ser un poco más amplios para poder hacer una presentación más “majica”…Tuvimos que esperar a noviembre y casi casi nos volvemos a quedar sin aforos. La generosidad del Colegio de Abogados (Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza) que nos dejaron presentarlo por intervención de Rafael.

M.B: Mari Mar, he visto que tu ya te habías estrenado como autora, no sólo relacionada con el ámbito del derecho (El régimen de visitas desde la práctica forense, de Ed. Dikynson, sino también de comedia (Buenas noticias, Obra Maestra y Matilde). ¿Les diste consejos?

MM: No, aquí hubo total libertad, cada uno ha escrito su fragmento, yo no doy consejos, además, ¡si son escritores estupendos!

M.B: ¿Y se los habéis pedido? Jajaja

R: Coincidíamos alguna vez en el pasillo y nos comentábamos cosas.

C: Yo sí en algún momento si que he preguntado, si las sentencias llevaban la firma del juez realmente, este tipo de cosas…porque claro a mí nadie me da una sentencia “recién salida del horno”, este tipo de cosas para que el libro tuviera datos de realidad.  Mientras el libro se hacía, el Secretario Judicial paso a ser llamado Letrado de la Administración de Justicia…

MM: Cosas más técnicas…

C: Y yo sí pedí la revisión del glosario por parte de ellos, porque ellos conocen en amplitud el mundo jurídico, en términos que a mí se me podían ir pasando.

MM: El que escribe también comedia, y lo hace muy bien es Rafael… M.B: (Esto no está puesto)

C: Más que comedia, yo diría drama…

R: Tragicomedia…

MB: ¿Qué diferencias hay de escribir sola a hacerlo conjuntamente?

R: A ver, nosotros no somos Carmen Mola, que escriben los tres a la vez, cada uno hemos escrito nuestra parte independientemente, después, bueno el resultado es que ha sido felizmente sorprendente, porque habido una coordinación implícita en la que cada uno ha escrito su parte prácticamente sin consultar, pero en la misma onda porque el texto, a pesar de ser tres, es coherente.

MM: Simplemente les dije, yo hago el prólogo, voy a hablar de esto y esto y voy a recoger unos testimonios y hablaré un poco del proceso. Rafael que es un poco más literario, y escribe su parte con un poco más de sentido del humor y Cristina, desde un punto de vista más psicológico, pero que tampoco nos dimos ninguna pauta.

M.B: Me he fijado que hay un glosario de conceptos jurídicos (siempre muy útil) y entre ellos incluís la coordinación de parentalidad.

C: Tenía que introducirla, primero porque es un concepto nuevo, está muy poco definido y hay que promocionarlo de alguna manera, y consideraba que igual que está la mediación, y que son conceptos que están inmersos en cualquier juicio de familia, y espero que estén todavía más ahí, que todo el mundo entienda que el alto conflicto va a pasar por una coordinación de parentalidad, para poder resolver y para que los juicios de Jurisdicción Voluntaria, que saturan a los Juzgados de familia, se resuelvan por un profesional que ponga en sintonía a las partes en beneficio de sus hijos e hijas.

MM: Estos de Jurisdicción voluntaria, es verdad que es lamentable, determinadas cuestiones que se plantean, a mí me ha tocado plantear temas como el hecho de que no se pongan de acuerdo para abrir una cuenta común, porque uno dice un banco y la otra parte dice otro, o la decisión de qué ortodoncista debe poner el aparato a la niña, etc., y en esas cuestiones acaba resolviendo el juez y muchas veces incluso después de haberse divorciado con un convenio de mutuo acuerdo.

Me gustaría que me hablarais de cómo la conocisteis y qué significa para vosotros. (me imagino que un poco por Cristina que es coordinadora de parentalidad)

MM: Sí, un poco sí, pero la verdad es que los temas relacionados con familia es algo que siempre me ha interesado mucho y leo mucho, sobre todo de Derecho de Familia. Ya en su momento la primera vez que se habló en España de mediación familiar, estuve con Rafael en un curso de verano de la Universidad de San Sebastián, en agosto, sobre mediación. Aún no se hablaba de ella prácticamente, y me pareció muy interesante y voy siguiendo estas formas de resolución de conflictos al margen de lo que es el proceso judicial.

C: Aquí el tema lo trajo Ángel Dolado. La Coordinación de parentalidad había tenido sus primeros inicios en Sabadell, por medio de Pascual Ortuño, y Ángel y él son muy amigos. Ángel dejó de ser el Juez Decano y pasó a ser el titular del Juzgado de Familia nº 6, y quiso implantar la coordinación de parentalidad a pesar de no tener respaldo de sus compañeros de Juzgado, porque no estuvo apoyado por los demás jueces de familia que había entonces; Ángel nos conocía a un grupo de psicólogas que teníamos especial sensibilidad con este tema, y además de mediación, y nos iba designando a golpe de WhatsApp: “ven mañana al despacho”. Siendo algo que proponía él o alguna de las partes y se fue haciendo así. Lo malo es que enseguida pasó a ser el Justicia de Aragón y los demás compañeros no han cogido el testigo, fundamentalmente porque no está regulado, pero principal problema es:

-¿Quién paga la coordinación de parentalidad? –

Todo el mundo es consciente de que es una herramienta maravillosa para resolución de conflictos, pero falta determinar “el quien paga”.  Hemos hablado con todos los Jueces uno a uno, hasta con los de Violencia y Fiscalía, y el día que esté regulado, no tendrán ningún problema, pero mientras no esté en el Código de Derecho Foral Aragonés o en la ley general no se va a hacer nada.

¿Tu asociación Cristina, se llama ACOPAR?

C:Sí, pero se mueve muy poquito, sólo a nivel particular porque claro son casos en que las dos partes o los abogados y abogadas se ponen de acuerdo en que haya un coordinador de parentalidad, pero claro, no tienes la fuerza que te da, la designa de un Juzgado.

M.B: Rafael y Mari Mar ¿Pedís la Coordinación de Parentalidad en vuestros escritos?  

R: Yo dejo que conteste Mari Mar, que yo estoy en penal y las cosas son diferentes.

M.M: Yo en familia, sí, pido en alguna ocasión y además también que deriven a mediación, pero es complicado, porque no suelen querer. El 50% de separaciones y divorcios son de mutuo acuerdo, a veces te vienen ya con el acuerdo hecho, aunque son muy pocas la verdad. Ahora tengo que redactar un pacto de relaciones familiares, de dos partes que vinieron la semana pasada y los dos llegaron al acuerdo y sólo quieren que yo lo redacte para que sea homologado, eso ocurre muy poco. Normalmente cada uno lleva su abogado, y entre los abogados llevamos la negociación y consigamos que sea de mutuo acuerdo y si no llegamos no pasa nada, para eso está el Juez. Intento cuando lo considero necesario, derivarles a un/a mediador/a, pero no suele querer la parte contraria, o van a la primera sesión y luego ya deciden no continuar, porque una ruptura es muy dura, puede haber mucho rencor, mucho odio y es muy difícil negociar así.

M.B: ¿Dónde creéis que es mas necesaria la coordinación de parentalidad?

C: Sobre todo en aquellas familias en la que la estabilidad del menor está siendo quebrantada. Hay veces que litigios son sólo de los adultos, te pago, no te pago… pero cuando se están haciendo la puñeta entre ellos y eso afecta a los/las menores (No te dejo sacar el D.N.I. aunque tenga 14 años, o no lo lleves a este ortodoncista porque no lo voy a pagar, o lo llevo siempre por sistema 5 minutos tarde …) ahí si lo considero porque son casos flagrantes. Y además considero que la coordinación de parentalidad debería estar en casos de Violencia de Género, antes de decir sobre el régimen de visitas. Esto es muy atrevido por mi parte…pero considero que no todos los padres por haber ejercido violencia contra la madre han de ser malos padres.

MM: Yo en eso opino igual que Cristina, me parece lamentable que la ley expresamente reconozca además que no cabe la mediación y al final esto afecta a la coordinación de parentalidad como medio alternativo de resolución de conflictos con un tema de violencia de género por medio. ¿Por qué no? Igual que no haya un régimen de custodia compartida, porque en la práctica se está haciendo, como la ley no permite otra cosa, se otorga la custodia a la madre, pero se pone un régimen de vistas tan amplio al padre que casi es una custodia compartida, y son los jueces los que lo dan.

C: Ahí es donde debería estar presente la coordinación de parentalidad presente para el buen desarrollo emocional de los/las menores en estas situaciones…

MM: Y sobre todo la implantaría en todas aquellas rupturas en las que hay muchos procedimientos judiciales, demanda y demanda y ahora una denuncia, y otra y denuncias cruzadas… cuando está muy judicializado eso no es bueno para nadie. “Deje usted de poner demandas y denuncias y vamos a encauzar esta situación de ruptura”

A ver tras un divorcio, es posible que haya una modificación de medidas, sobre todo si la situación económica cambia, o que se presenten para solicitar la custodia compartida, pero cuando son muchos procedimientos con menores de por medio la situación cambia y hace falta esta figura.

R: Ahora mismo llevo muchos asuntos de Violencia y se judicializan mucho las cosas, e introducir una nueva figura no es gratis, y sí hay un interés superior de Derecho Público que es el penal, el delito hay que castigarlo, y la verdad creo que hay que distinguir entre lo que yo considero violencia, violencia de lo que es una desavenencia de pareja que sigue siendo un delito. Es un terreno abonadísimo para solucionarlo mediante otros medios alternativos en lo que se pudiera poner unas reglas de juego para las partes, porque se solucionaría muchísimo y me refiero en esa violencia menor, no lógicamente en aquellos casos como el que le da, cuatro puñaladas a su mujer. Sí sería recomendable en esos casos en que se está en desavenencia de pareja, porque se pueden tomar unas medidas que pueden hacer daño a todos, y sobre todo a sus hijos en hijas.

M.B: ¿Qué ocurre cuando es un o una menor el, la que se te tiene que enfrentar a un proceso judicial?

MM: Pues te puedes imaginar, lo que les impresiona, solamente los edificios de los Juzgados que son con mucha parafernalia, con madera, lo que puede suponer para ellos igual quizá, les resulta curioso, no sé…

M.B: ¿Será una segunda parte?

MM: Puede ser…La verdad es que el caso que contamos una madre se quedó muy agradecida del trato recibido por Fiscalía, por el equipo de menores, por el Juez, al tratarse de un niño, que era víctima, yo creo que todo el mundo se vuelca mucho más que si fuese un adulto. Te dicten la sentencia que te dicten siempre son mucho más correctos.

C: A veces se quejan más los niños, al menos es mi experiencia, de cómo se portan en lo gabinetes psicosociales, del trato que les dan en esas entrevistas. A mí se me ha referido concretamente de algún profesional, apoyado incluso por algún letrado de la administración de Justicia, cuando algún niño o niña sale llorando, no entendía como no iban directamente a denunciar al Juzgado de Guardia.

M.B: ¿Cómo fue la presentación del libro en el REICAZ (Real e Ilustre Colegio de abogados de Zaragoza)? Contadme anécdotas, acogida preguntas de los participantes… y enseñarme alguna foto que no pude asistir…

C: No paramos de firmar libros

MM: Muy buena respuesta de la gente, se agotaron todos los ejemplares, quizá tenía que haber llevado más.  Hasta nos han preguntado si lo vendemos en el despacho.

C: Hubo gente que me dijo, me voy por no esperar la cola, y como nos veremos ya me lo firmarás.

MM: Está a la venta y se puede encargar en todas las librerías y kioscos.

C: Fue un acto muy bonito, porque estábamos los tres y además estaba el editor, y había que darle su espacio, porque además es el que pone la pasta, contó sus anécdotas y si bien el Justicia de Aragón no pudo venir porque estaba de baja, si vino su lugarteniente que es amigo personal de los tres e hizo que todo fuera breve y mejor. Nos habíamos propuesto no hablar más de 8 minutos cada uno y cada uno, creo que disfrutamos hablando. Yo disfruté viendo a Víctor (quien nos sugirió la idea) que estaba en primera fila grabando cada instante y se quedó el último para que se lo firmáramos, no quiso perderse ni un minuto y eso me gratificó porque en cierta manera, él era el protagonista, sin él no hubiera habido esta historia.

Como anécdota, me gustó ver a los chicos del despacho, que vieron como estaba todo lleno se subieron a la parte de arriba, y debían ser los únicos que saben que……

R: Hay parte de arriba.

C: Eso, que había parte de arriba, jajaja.

MM: En el gallinero, se subieron al gallinero del Salón Carlos Carnicer.

C: Eso fueron mis impresiones, ahora la vuestras…

R: Estuvo muy bien, hubo algún momento de inquietud porque el editor dijo, ahora que ya han hablado estos señores, pueden hacer preguntas y como siempre pasan en estas cosas no preguntó nadie…y es lógico porque si se está comprando el libro no lo han podido leer, lo deseable es que ahora lo lean y que puedan preguntar…

MM: Estuvimos muy contentos. Hubo mucha afluencia de compañeros, que están interesados y eso se agradece, porque lo están compartiendo mucho por redes. Les ha parecido una idea muy buena.

M.B: No sé si habréis leído la reseña (https://www.ancopa.org/rincon-copa/como-afrontar-un-juicio/) que hice para ANCOPA en ella me pregunto “Me asalta en este punto, cosa que espero preguntar a los autores, si debatieron que los testimonios y su análisis debía ir seguido al mismo o como está, el testimonio al empezar y el análisis al terminar…”

MM: Es que tuvimos siempre clara esa estructura, ¿verdad? Sí, los testimonios al principio para enganchar de alguna forma porque a poca empatía que se tenga y yo cada vez que lo releo, me angustio todavía, poniéndome en la piel de esta gente que lo pasó tan mal, el testimonio del caso de “La Muela” que estuvo 72h detenido por primera vez en su vida, esposado, viéndote en esa situación, todo lo que te puede pasar por la cabeza no saber porqué muy bien, qué estará pensando tu familia… y cuando le notificaron el auto de libertad le dio un ataque de ansiedad y lo tuvieron que hospitalizar… no sé cómo lo hubiera vivido yo… bueno quizá mejor claro, porque sé cómo va y estaría pensando cuando viene mi abogado, cuando me pasará a disposición judicial. Mira yo sí viví un procedimiento judicial, que nadie me lo preguntó porque como no se hicieron preguntas … te voy a contar. Un robo con violencia, hace unos años me atracaron. Me fracturaron el hombro, fueron lesiones serias, llevaba hematomas en la mano, en la cadera, en la rodilla, me arrastró siete metros por el suelo y lo detuvieron y tuve claro que afrontar ese procedimiento judicial, pero como sé los “tempos” de la justicia no me preocupé.

R: Se produjo una relación muy interesante ahí, porque claro en el libro se habla mucho de la relación cliente-abogado, es muy básico y Mari Mar, padeció en sus propias carnes esa problemática de la relación cliente-abogado, hubo dificultades para que se pusieran de acuerdo el cliente y el abogado, pero si se consiguió esa confianza y es que el abogado era yo, jajaja…Conseguimos una condena.

En este caso el cliente no esperaba que llamase.

MM: Algo más que queda por contar y es muy anecdótico, ya que por eso salió en prensa es que curiosamente ese día estaba yo de guardia y me llamaron para defenderle… y por su puesto decliné la invitación y le designaron al siguiente abogado del turno oficio.

R: Es bastante insólito. También le pasó algo parecido a un Juez, de hecho, la periodista lo nombró en el artículo, salió caminando por la calle del Juzgado de Guardia para ir a casa a comer y presenció un robo, también un tirón de bolso a una señora, y este juez que desgraciadamente falleció hace unos meses, este juez, sin pensarlo, lo aplacó y lo detuvo, y se llevaron al caco a la comisaría… pero por la tarde se lo llevaron a él al Juzgado de Guardia. Cuando el detenido entró y comenzó a darle explicaciones: “yo iba tranquilamente andando por la calle y de repente un tío gordo se me echo encima” …. Y claro adivina quien era el “tío gordo”.

M.B: Jajaja

Así entre dar las gracias y risas termina esta entrevista, no sin recomendar que este libro debería darse cuando te colegias, junto al Código Deontológico, y al compendio de leyes procesales que edita el Consejo General de la Abogacía… Gracias a los tres y éxitos con las presentaciones.

Comenta el artículo