Entrevista JOSÉ FERNANDEZ, socio de ANCOPA y autor del libro «Las relaciones respetuosas, auténticas y libres»

María Pilar Broto (Secretaría de ANCOPA)  Buenos días, Jose, lo primero de todo agradecerte la oportunidad de hacerte esta entrevista para todos los socios  y las socias de ANCOPA  y los/as  visitantes de nuestra WEB,  para ANCOPA es un privilegio tenerte entre nuestras filas como socio.

M.B: Primero de todo, aunque algo se deja entrever entre las páginas del libro, ¿Cómo surge la idea del libro?

J.F: Es partir de una formación que propusimos a unos institutos y que al final no se llevó a cabo, por varios temas. Teníamos mucho material y además de las publicaciones de mi blog, que yo realizo de mi centro, también estaban las historias de clientes que yo tengo. Todo convergía hacia un material que me apetecía poner por escrito.

M.B: ¿Para quién lo escribes y a quién va dirigido?

J.F: Me gustaría que fuera un libro de divulgación para el público en general, esa es mi intención. Son cuestiones que nos afectan a todos, que son: cómo nos relacionamos y el sufrimiento que experimentamos en algunas relaciones y la sensación de plenitud que experimentamos en otras y qué es lo que ocurre, diseccionarlo para poder  ser más conscientes y que nos ayude a establecer relaciones más saludables, porque como digo en el libro es la base de, a ver no quiero decir autoestima o felicidad, que son palabras muy lapidarias, pero sí es fundamental relacionarse bien, con los demás y con uno mismo para estar bien. Eso le incumbe a todo el mundo. Y por tanto me gustaría que fuera accesible a todo el mundo.

M.B: ¿Cómo conociste la Coordinación de Parentalidad?

J.F: Yo hacía informes periciales en casos de divorcios como psicólogo- psicoterapeuta y fui a una formación del Colegio de Psicólogos donde hablaban de la coordinación de parentalidad y me pareció un paso más allá de lo que es la tarea pericial y muy necesario. Me atrajo y me formé y aquí estoy, jajaja.

M.B:¿Son todas tus relaciones respetuosas, auténticas y libres? (aunque si lees el libro.. algo apuntas jajaja)

J.F: Bueno si lees el libro, ya has visto que no en muchas, jajaja, bueno no muchas, aprendemos a base de errores, a base de ensayo y error, de todo y yo también me he llevado mis buenos errores, mis palos, y seguramente yo también los he dado.

M.B: Teniendo en cuenta que la coordinación de parentalidad tiene que ver con la alta conflictividad  podrías indicarnos, según tu experiencia ¿En qué tipo de relaciones sería aconsejable la intervención de la Coordinación de Parentalidad?

J.F: Son relaciones tóxicas, no saludables. Los progenitores tienen problemas personales, no resueltos, y los llevan a la relación y los mezclan. Mezclan los problemas de la relación con los suyos propios, generando una confusión muy grande. En el libro hablo de quién soy yo quién eres tú, de lo que me haces tu, de lo que me hago yo, y cuando tu me dices algo que no es una agresión, yo lo tomo como una agresión. Pero eso es porque yo tengo una herida y lo que estás es echándole sal a mi herida y me duele mucho, pero no es que tu me estés agrediendo, es que yo tengo una herida ahí de la cual muchas veces no soy consciente. El autoconocimiento, el ser consciente de esa herida, me hace distinguir entre lo que me haces tu y lo que me hago yo cuando algo me duele mucho, y esa confusión está muy presente en los divorcios conflictivos que nos llevan a coordinación de parentalidad, todo se reduce a falta de autoconocimiento, un poco sería el mensaje del libro, cuando tu te conoces, puedes distinguir esto y puedes conocer al otro y las cosas son, no sé, si más sencillas pero al menos, menos confusas.

M.B: Según tu currículum estás especializado en el campo del abuso y manipulación psicológica en cualquier tipo de grupo incluyendo el abuso dentro de la familia. ¿Qué te supone mayor reto profesional una coordinación de parentalidad o tratar con familias en las que ha habido abuso y manipulación psicológica dentro de la propia familia?

J.F: Bueno serían casos que se pueden solapar, de hecho, los casos de coordinación de parentalidad son casos donde hay abusos, de uno de los dos miembros o de los dos y manipulación, porque suele haber muchos chantajes, mucha agresión y la verdad es que los casos abuso y manipulación psicológica acaben en coordinación de parentalidad.

En la coordinación de parentalidad, la gran ventaja que te da es que están obligados. A ver cuando no hay coordinación de parentalidad y hay terapia, es muy difícil retener a la persona que se siente aludida cuando se habla de maltrato o manipulación, nunca la demanda es por maltrato, nadie pide una consulta de psicología porque esté siendo maltratado, o por estar maltratando a alguien, son cosas que descubres cuando hay una demanda de ansiedad o de depresión y cuando buscas el origen es cuando te encuentras con el maltrato, en cualquier ámbito además, pareja, trabajo…. Descubres algo, que a veces los protagonistas no son ni conscientes de ello, porque entran en esta espiral perversa en la cual hay poca conciencia del maltrato. Es como este que va con el tablón en medio de la gente y toda la gente está lastimándose y no sabe qué pasa.

M.B: ¿Qué le dirías a las personas y profesionales que están dentro del ámbito de la familia sobre la figura del coordinador de parentalidad?

J.F: A los abogados… jajaja a ver si se difunde porque yo creo que esta figura es necesaria y el poder que se transmite por venir del juez, que le da una fuerza obligatoria, que es la principal diferencia con la terapia y realmente hay muchas familias que lo necesitan porque están sufriendo mucho y haciendo sufrir sobre todo a los niños, niñas y adolescentes.

M.B: En el libro nos hablas de cómo podemos tener unas relaciones respetuosas, libres y auténticas ¿Podrías indicarnos cuales son, para ti, las habilidades mínimas que se han de tener o desarrollar para tener este tipo de relaciones?

J.F: No quiero ser redundante, se reduce al autoconocimiento, al conocimiento de los demás y también entra en juego la empatía, que es la herramienta que me permite conocerme y conocer a los demás. Yo hablo en el libro que la mayor muestra de respeto es conocerlo mostrar que conoces al otro e intento ejemplificarlo con muchas historias. Personas que conviven juntas que no se conocen, no saben las unas de las otras, cuando tu conoces a alguien puedes entenderlo mucho más, lo qué le pasa y puedes despersonalizar, no sentir que es algo personal todo lo que tiene que ver con la otra persona. Es el respeto auténtico. Auténtico tiene que ver con expresarte desde dentro y después que el otro te pueda escuchar. Y muchas veces no podemos expresar con autenticidad porque no estamos conectados con nosotros mismos y no sabemos que hay dentro. Estamos muy conectados con el exterior y no tanto con el interior y no podemos hacerlo de manera genuina. Y la libertad tiene que ver con no caer en estos chantajes en los que caemos cuando no nos conocemos y no conocemos al otro y no queremos hacerle daño y bueno nos callamos muchas cosas y el otro también se calla muchas cosas por no hacernos daño, y quizá no nos haría daño si nos lo dijera…

Ahora se me viene una pregunta.. ¿y con los hijos e hijas como lo hacemos?

Los/as hijos e hijas son esponjas y aprenden de lo que ven no de lo que les decimos, y por ejemplo muchas veces me dicen: “es que mi hijo no me explica cosas” y digo : -¿le explicas tú? Si tu le explicas cosas tuyas personales y de todo tipo, tu hijo lo acaba haciendo, quizá no inmediatamente, esto no es te explico yo algo y tu me explicas algo, no es automático pero acaba pasando.

M.B: Muchas gracias por tu tiempo, por tu libro y por el aprendizaje que nos dejas a todos sobre la relaciones con tus reflexiones.

Comenta el artículo