LA COORDINACIÓN DE PARENTALIDAD CUANDO LAS FAMILIAS YA NO SABEN QUÉ HACER….

LA COORDINACIÓN DE PARENTALIDAD CUANDO LAS FAMILIAS YA NO SABEN QUÉ HACER….

Autores/as: Mariam Avedillo, Lourdes Carrasco, Elisabet Guitart y María Sacasas

Colaboradore/as: Liliana Zanuso, Rosalía Bikel, Carla Arias y prólogo de Pascual Ortuño.

Este proyecto comenzó con la vocación de dotar a los las profesionales en especial a los/las coordinadores parentalidad de un recurso que les ayude en el desarrollo de su trabajo, así como de una difusión a toda la población para que conozca una herramienta que como bien apunta este  libro del que hacemos una reseña, “Cuando las familias ya no saben que hacer” y complementamos con la finalidad de la coordinación de parentalidad, para que los niños, las niñas y los adolescentes  sean los/las protagonistas para una vida plena y feliz con sus progenitores. Estas autoras, además cuentan con la experiencia de implantar el primer proyecto piloto en España en coordinación de parentalidad en un Juzgado.

¿QUÉ ME APORTÓ ESTE LIBRO?

Lo primero de todo, una visión general de la definición de la profesión seguido por una experiencia, la metodología utilizada y unas conclusiones.

La definición de la coordinación de partentalidad parte en el texto de dos premisas fundamentalmente, de su origen y de su diferencia con otros recursos de resolución de controversias, tanto jurídicos como privados. Sin perder de vista dos referentes imprescindibles para su definición, el marco legal (hasta el momento de su publicación, año 2015) y los estándares de práctica de esteofesional.

En segundo lugar, cuenta las experiencias del proyecto, referenciando datos, objetivos, participantes, costes y resultados finales.

La parte a la que más valor le doy: es la metodología. En este punto considero que condensa de manera clara y concisa a qué se va a enfrentar un/a coordinador/a de parentalidad. Se plantea una pincelada sobre los mínimos conocimientos que debe tener el y la profesional para poder actuar en estas situaciones de alta conflictividad familiar. Esta parte se complementa con las conclusiones, en concreto sobre los niños y las niñas, y en  evitar las consecuencias negativas del conflicto en ellos y ellas.

Para terminar  la mirada y la voz de una magistrada de la jurisdicción de familia, desde su experiencia: “la diferencia de la intervención del coordinador parental con los servicios antes mencionados es clara, y su esencia está en el motivo de su intervención, que no es otro que paliar o evitar un perjuicio al menor como consecuencia de la existencia misma del procedimiento de familia” (Págs. 176-177)

En el final, como anexo al mismo deja la parte más práctica, relatándose por la doctora Liliana Zanuso y Lia Bikel, su experiencia argentina.

No se puede dejar de nombrar las referencias bibliográficas del libro, que nos abre un nuevo campo del saber para complementar la formación de los y las profesionales dedicados a la familia.

En mi opinión, es un libro imprescindible en la estantería de cualquier coordinador/a de parentalidad, porque no sólo recoge los primeros pasos de la coordinación de parentalidad en España sino porque además posa los conocimientos para compartir su difusión de una manera clara y sencilla.

¿A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO?

A profesionales dedicados a las familias y a las familias que quieran conocer cómo funciona la coordinación de parentalidad.

El verdadero triunfo es que todos los miembros de la familia alcancen los objetivos que les enfocan al ejercicio de la parentalidad positiva. Es la manera de garantizar un futuro estable digno para los hijos, mientras crecen sintiéndose orgullosos de sus padres” (Pág. 88)

 

Comenta el artículo