¿Qué significa parentalidad?

Para encontrar el significado de parentalidad, nos podríamos preguntar: ¿es lo mismo ser progenitor que ser padre?, ¿Un bebé es lo mismo que un hijo?

Un bebé surge, de dos progenitores de sexos opuestos, sea en la forma que fuere: a través de una relación sexual, de una implantación in-vitro, de una experiencia de laboratorio… Estamos refiriéndonos a la biología, un ser biológico. Aquí se puede hacer la vinculación al término parental, a la herencia genética.

Un hijo se genera en el contexto de la familia nuclear, ya sea biparental, entre personas de distinto o del mismo sexo, o monoparental, es decir cuando se le ha dado un lugar y a través de ello, una existencia subjetiva, sin la cual sería imposible vivir. No es una condición sine qua non la existencia del cuerpo de la madre.

Serge Lebovici, psicoanalista, fue quien introdujo por primera vez el concepto de parentalidad:  ”(…) Tener un hijo no es lo mismo que convertirse en padre o en madre de su hijo, la parentalidad humana es un proceso psicológico complejo que se construye en la mente de los padres y que necesita un acompañamiento”. 

El concepto de parentalidad, surge como respuesta a la sociedad actual del siglo XXI. Hasta mitad del siglo pasado, la sociedad tradicional había conseguido estabilizar la familia, donde las parejas jóvenes seguían un ciclo familiar con una serie de ritos sociales (boda, parto, cuarentena, bautizo, presencia de los abuelos; viviendas cercanas, trabajos estables…). La crianza estaba guiada por el modelo de autoridad, marcando muchas veces disciplina y límites un tanto rígidos. La autoridad se basaba en la obediencia incontestable hacia los adultos. 

La sociedad actual ha experimentado un cambio importante a todos los niveles socioculturales y económicos, lo cual ha afectado también a la familia. A diferencia de décadas anteriores, se producen separaciones, divorcios, encontramos familias uniparentales (sólo con uno de los dos padres), familias reconstituidas, nacimientos con ayuda médica, adopciones internacionales, migración, pobreza, trabajo de la madre y ausencia frecuente del padre o madre.

El modelo democrático pretende ser ahora la norma reguladora, aunque la poca experiencia en la democracia educativa, provoca todavía un gran desconcierto en los educadores (padres, madres, familia extensa, maestros, profesionales de la salud…), precisando constantemente directrices que guíen ese buen desarrollo de los  niños y niñas.

Es en este escenario donde Lebovici se pronuncia sobre la necesidad de acompañamiento, ya que los padres se encuentras solos ante tanta responsabilidad.

Comenta el artículo